jueves, marzo 4

¿Qué pasa cuando todo se derrumba?

Vale, ayer te hablé. Cómo sabes que me gusta que me hables, estuve pensando en ti, no tenía opción. Odié el día de ayer con todas las fuerzas de mi alma. Odié no poder verte, sentirte y tenerte. Odié la sensanción de mi sueño, la de perderte. Odié la distanca más que nunca, y odié, odié las palabras de mi padre recriminándome por mi acto.

Tu 'estuviste' conmigo en eso. Siento que te herí, siento que lo hice, por el simple hecho de la manzana o de querer rajarme la piel. De que tu impotencia te llevara a llorar o a dormirte con el corazón en la mano. Perdóname. Solo quiero verte, no creo que aguante un rato más, estoy desesperada y quiero llorar.


Mi ciudad sigue en caos, lo que hace que no me pueda movilizarme ni verte. Me siento mal que tu tengas que lidiar con alguien como yo. Porque sé que no soy persona e incluso no soy humana siendo lo que soy. Perdóname.

______________________________________________

He de llorar todo el día, la semana, cinco semanas más si así lo otorga. He de recriminarme, pero he de vengarme también, le pedí ayuda y solo me dio la espalda dejando que hiciera lo que hice y NO ME RETRACTO NI ARREPIENTO DE NADA, porque así lo quisiste. He de quedarme con el papel imprento en mi habitación y ni siquiera poder revenderlo porque ya el día es hoy. Por mí, jódete, papá.
______________________________________________


Ahora bien, me siento más y aparte, me tengo que cargar la culpabilidad que sientes por mí. No quiero que sufras por mí, por el simple hecho repito, de la manzana, o por el rayarme. No, no quiero eso. Te quiero abrazar, te quiero besar, me quiero comer tu cuello, tus labios, sentirte rozando mi piel, sentirte. No quiero despegarme de ti ni un segundo, quiero hacerte feliz, quiero verte una sonrisa y que yo te la haya proporcionado, quiero verte. Necesito verte, eres una necesidad tan vital como el agua, como el oxígeno que estoy respirando, como el levantarme en el día y saber que te pienso o que soñé contigo, el que estuviera contigo así fuera en una tormenta o en una isla desierta, o sólo saber que existes en mi mundo.



Ni mi corazón ni mi cuerpo aguantarán mucho tiempo, necesito verte, tenerte, que seas mío y de nadie más, Que seas de mí pertenencia, que te tenga en mis brazos y no dejarte ir. Saber que existes frente a mis ojos. Te quiero, te adoro, eres mi vida entera, mi vida entera, quiero morir contigo. Quiero pertenecerte incluso muerta.

2 comentarios:

anny96 dijo...

olaa
oooooohh,k bonito...
me parece k no soy la unica k se desperto inspirada ee??
te kedo hermoso el texto!!!
demuestra perfectamente la desesperacion de necesitar estar junto a otra persona
hermoso!!
bss

Smoc dijo...

Siempre leo tus entradas porque ademas de ser muy buenas me ponen a pensar.