miércoles, marzo 3

¡¡Qué impotencia e injusticia!!

Malditos disturbios de mierda, me los tengo que aguantar y cargar, todo por un maldito político que no quiere pagarle lo justo a los malditos transportadores que también son una mierda. Ok, no he ido a clases ayer martes y hoy miércoles por estos mismos.

Hoy te iba a ver, a verte la cara y detallarte los ojos, esos ojos llenos de tristeza y de amor, esos ojos tan magos. Pero claro, los malditos disturbios de mierda lo arruinan todo, TO-DO. Ya verás maldito alcalde de mierda que pagarás. Pagarás no haberme dejado ir a la exposición, dejarme verme con él.

Genial, hoy iba a la universidad en la que planeo estudiar porque estoy en último año y tampoco me pude ir, papá me dice que no salga siquiera de casa.

Yo sólo quería verle, estar con él todo el día, estar cogidos de la mano de la forma más absurda y pegajosa del mundo. Quería estar con él. Quería ser de él. Ahora mi corazón está roto, roto y no precisamente por él, roto, roto, roto porque no le pude ver y roto porque esas ganas de verle, esa impaciencia es cada vez mayor y es imposible contenerla y no llorar.


¡¡Maldita sea!! Me siento tan mal. Maldita sea, quiero romperme a llorar y quitarme la piel.

¿Si ves lo que me provocas? No estoy contigo o no puedo, y ya estoy hecha patrañas.. Quiero estar solamente contigo y dejar que nada importe, quiero volar contigo y ser libre contigo.
Ser feliz.

2 comentarios:

Aty dijo...

Ojalá fuese tan facil romper a volar.Ojalá hubiese podido hacerlo tantas veces como lo he deseado. Ojalá pudieses decirdir por ti misma que te ha de importar y que no. Ojalá no te obligasen a acarrear tantas responsabilidades estupidas que no permiten decidir quien o que merece tu tiempo.

Smoc dijo...

Vaya, tu blog me gusta mucho, ademas de que tus entradas son de lo mejor, creo que me identifico en algunas cosas.
Ojala que mañana sea un dia mejor, amiga.