sábado, marzo 12

Disparidades

En realidad no me creo diferente a los demás, pero tampoco soy igual.
Digamos que sólo tengo cosas o actitudes diferentes a los demás pero sigo siendo humana. Los "demás"... ¿Quiénes son los demás? En realidad no sé; supongo que sólo son personas, que puede que piensen igual o realmente diferente a mí. Tengo una clase de actitudes que otras personas no aprueban ni menos, aceptan. Tengo enfermedades dentro de mi cabeza, mi alma y mi cuerpo que me vuelven loca de cuanto en tanto, que son insoportables pero que son controlables.

Había dejado el hábito de tener que preocuparme por cuántas calorías comía, y lo sigo haciendo. Pero otra de mis tantas enfermedades ha aparecido desde que me mudé con mi madre: mi enojo ha subido notoriamente, soy demasiado sarcástica, maldigo en otros idiomas y he comenzado a tragar porquerías. Y he sido diagnosticada hiperglucémica nuevamente. Lo que conlleva a ser hipotérmica.

Sí, no lo sé pero la hiperglucemia de mierda me da hipotermia. Inyectarme insulina, dejar de comer cosas que no como, maldecir, enojarme, dormir, soñar pesadillas y vivir... ¿Vivir? Bueno, estar despierto no significa estar vivo.