domingo, julio 10

I solemnly swear that i am up to no good




Mi vida ha cambiado. Han pasado alrededor de nueve años desde que todo empezó. Todo empezó cuando vi un trailer en la tv de un chico con una cicatriz, el chico era elegido ser mago. Bien, sólo recuerdo haber ido con mi mejor amiga a cine y ver cómo se jugaba ajedrez mágicamente, cómo montar en escoba era un deporte, cómo vivir en un castillo no era sólo cuestiones de reyes o monarcas. Vi que los amigos son muy importantes, que es peor ser expulsado que morir.


Empecé a leer los libros, acabé el primer capítulo del primer libro "El señor y la señora Dursley, que vivían en el número 4 de Privet Drive, estaban orgullosos de decir que eran muy normales, afortunadamente (...) No podía saber tampoco que, en aquel mismo momento, las personas que se reunían en secreto por todo el país estaban levantando sus copas y diciendo, con voces quedas: «¡Por Harry Potter... el niño que vivió!»." ¿Quién era ese Harry Potter? Pues bien, no me interesaba de a mucho la lectura en ese entonces pero decidí leerle. ¿Qué puedo decir? Mi vida giró entorno a Harry mucho tiempo, salían las películas y me encantaban, los libros eran emocionantes y profundos pero amaba las películas y sus efectos, cómo Rowling podía imaginar y ver todo en una pantalla cinematográfica.

En unos años abandoné la lectura y me encaminé sólo a las películas -de lo cuál me arrepiento profundamente- pero lo retomé. Sí, utilizo palabras de estos libros (muggles, quidditch, pociones, maleficios, encantamientos, Avada Kedravra, Accio, Obliviate, Crucio, Lumos); hago movimientos como si tuviera una varita en mi mano, alguna vez le respondí a una maestra de matemáticas que ésta me parecía patética porque prefería ver Alquimia o Transformaciones y me enviaron a mi coordinador académico y me tocó soportar trotes muggles. Oh sí, sigo esperando para ir al parque temático en Orlando, comprarme mi capa y mi varita y los libros en inglés. Me prometí, juré y rejuré que cuando acabaran de salir las películas en cine y estuvieran en DVD las compraría en Inglaterra o Estados Unidos. Bien, soy una Gryffindor a mucho honor y no por la película, sólo he sido clasificada por PLUMA, @BlogHogwarts @Ollivanders y Harry Colombia que son diferentes entidades de fanáticos oficiales latino-americanos.


Digan lo que digan, que antes era Twilighter pero siempre he sido Potterhead. Que me he visto las películas millones de veces, que cada vez amo más a Tom Felton, que le tengo un respeto ENORME a Emma Watson, que Alan Rickman y su personaje son supremamente parecidos y que los idolatro a ambos, que he aprendido de Albus Percival Wilfric Brian Dumbledore muchísimas cosas, que el mejor amigo no es el que tiene más dinero o poder sino el que es fiel siempre. Pero no sólo son cosas positivas las que veo, no. También aprendí que tu pasado te persigue pero toca afrontarlo, que los malos sentimientos acaban con el corazón de alguien, que lo oscuro es divertido pero no realmente placentero, que todos tenemos debilidades y que todos TODOS moriremos así seamos fuertes.

Gracias, Rowling. Gracias por darme una infancia mágica. Si pudiera tener enfrente a Rowling creo que no podría manejar unas palabras precisas para estar tan agradecida. Simplemente podría decir 'gracias', no puedo darme a entender mejor. A sólo cuatro días del final de mi vida -estreno mundial Harry Potter and the Deathly Hallows-, sólo puedo decir, gracias Rowling. Me diste una infancia y adolescencia diferente y sí, mi vida de acá en adelante será diferente. Harry Potter y su saga nunca acabarán, sólo terminará un ciclo.

4 comentarios:

Shapphire dijo...

No puedo decirte lo emocionada que me has dejado con esta entrada. Si antes ya me gustaba tu blog, ahora lo adoro.

Es que... ¿cómo explicarlo? Yo me siento exactamente igual que tú, y por mucho que intente explicarlo en mi blog, no es lo mismo que has hecho tú. Las peliculas son mi infancia, y los libros mi adolescencia.
Y estoy seguríma que voy a ser uno de los tantos que van a llorar con el final de la pelicula. Porque sí, primero los libros y ahora las peliculas, es durísimo decir adiós a estas cosas.
Yo también me he ido enamorando de los actores y cogiéndoles respeto con los años, tengo mi opinión formada de cada uno de ellos. Y Rowling para mí es como un ídolo. Es el mayor símbolo del esfuerzo y la perseverancia, mira donde la ha llevado tantos años de sufrimiento. Se lo merece enormemente.

En fin, podría contarte aquí mi vida entera, pero no es plan.
Muchísimas gracias por esta entrada, un beso enorme :)

Jeny dijo...

Muchisimas gracias por pasarte por mi blog

Anónimo dijo...

Genial, no soy la única potterhead por acá.

UnaChicaMás dijo...

Forever potterhead! Desde pequeña que los amo! Yo empece con las películas, pero luego me termine leyendo TODOS los libros! es asombroso, es un mundo totalmente único al que siempre creí pertenecer! ajajaj. Hermosa entrada <3 Un besito :)

P.D: AMO a Tom Felton!